En los próximos 18 meses, los cantones de la Zona Norte se abocarán a restaurar más de 2.300 hectáreas para mejorar el paisaje productivo a través de la participación comunitaria, esto con el fin de aumentar la resiliencia al cambio climático, impulsar la reactivación económica y mejorar la conectividad de los ecosistemas.

El proyecto es impulsado por el Gobierno de Costa Rica con el apoyo técnico y financiero, de más de 2,3 millones de euros, de la Unión Europea y el gobierno de Alemania a través del Fondo de Desarrollo Verde para la región del Sistema para la Integración Centroamericana (SICA).

Las acciones buscan la restauración de paisajes degradados y la reducción a la vulnerabilidad al cambio climático, mediante la reparación del suministro de servicios ecosistémicos como aprovisionamiento de agua, captura y fijación de carbono, conectividad ecológica, control de erosión e infiltración hídrica, entre otros. 

Lo anterior se logrará al establecer sistemas silvopastoriles, los cuales buscan integrar -en un mismo terreno- árboles, forraje (alimento para los animales) y el pastoreo de una manera que beneficie a todas las actividades. Esto se complementará con el establecimiento de sistemas agroforestales (combinación de cultivos con árboles) y con la consolidación de corredores biológicos entre áreas silvestres protegidas.

El proyecto prevé favorecer tanto a productores como a grupos organizados de mujeres y jóvenes, generando con ellos más de 300 empleos.

“Los grupos más beneficiados con este proyecto son los productores y productoras individuales, que participarán en los esquemas de pagos para el establecimiento de los sistemas agroforestales y silvopastoriles, en reconocimiento de los servicios ambientales de protección de bosques en sus parcelas o fincas”, se indicó en un comunicado.

En el caso de los grupos organizados de mujeres y jóvenes, estos se verán inmersos en el desarrollo de proyectos productivos y conservación, los cuales serán financiados mediante fondos concursables. Las asociaciones de desarrollo comunal también podrán acceder a este dinero, con el fin de ejecutar tareas de instalación y mantenimiento de señalización para áreas silvestres protegidas como parques nacionales, refugios de vida silvestre y zonas protectoras, entre otras.

La implementación estará a cargo de del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), bajo el liderazgo del Fondo Nacional de Financiamiento Forestal (FONAFIFO) y el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), con apoyo de la Fundación Banco Ambiental (FUNBAM) y la Secretaría REDD+.

Rafael Gutiérrez, director ejecutivo del SINAC, indicó que el cambio climático ha obligado a la búsqueda de opciones urgentes y que “con el fin de buscar mecanismos de adaptación de los ecosistemas, esta iniciativa constituye un valioso aporte para que comunidades y organizaciones puedan enfrentar las consecuencias del cambio climático  y propiciar  mejoras ambientales y sociales”.